domingo, 22 de noviembre de 2015

Enero I

"A Diego Ojeda".

Desnuda
y con el alma en carne,
en carne viva de pasados;
vueltas a Madrid,
aeropuertos en blanco,
con el equipaje de mano,
desnuda de pasados.

La piel
te escurre lágrimas de azul,
de azul marino,
del mar salado,
cristalino.
La piel
se te eriza,
con un roce de miradas,
de miradas nostálgicas,
nostálgicas sin serlo,
sin haber sido,
siendo la piel tu ropa,
tu camisa de abrazos,
y la trenza de tu pelo,
la desnudez de tus pasados.

Ven,
te digo,
desnuda de pasados.
María Isabel Romero Pérez

7 comentarios:

  1. ¿Por qué será que no me asombra verte escribir tan preciosas cosas?

    ResponderEliminar
  2. Un bello poema con lindas metáforas que desnudan un deseo de proximidad para abordar la insoportable levedad del ser.
    Un abrazo desde Suecia, fría y, ahora, muy oscura.

    ResponderEliminar
  3. Esta es preciosa Isa =) Encantado de volver por aquí

    Un abrazo,
    Licaón

    ResponderEliminar