domingo, 21 de junio de 2015

Versando anocheceres

"Quien me va a negar que tus ojos van a la velocidad del viento y es mi boca la que no pronuncia el cambio de estación en cada encuentro."


Tú,
como un volcán,
te alzas incendiario
sobre mi pecho.

Tú,
que como vientre,
amor y sin derecho
reconstruyes mis pedazos,
te peleas con el viento
gritándole a Neruda
todos y cada uno,
de mis blancos versos.

Tú,
como una paloma al vuelo,
planeas sobre mis ojos,
aterrizando en mi pecho.

Tú,
que como brazos de cuna
y fenómeno deshielo,
me dibujas con tus dedos,
y como mansión del tiempo,
catastrófico y huracanado.

Tú,
como oxígeno
de esta esfera; y agua
del planeta etéreo.
Sobrevuélame con noches
de compartir almohada,
escuchar a Vivaldi
y escurrir con gracia,
tu olor de mi pelo
y esas líneas de tu palma.

María Isabel Romero Pérez

2 comentarios:

  1. Me han encantado tus versos, María Isabel. Fluyen muy bien y evocan mucho más de lo que dicen ls palabras. Enhorabuena. Accedí a tu blog a través de tu publicación en una Comunidad. Por cierto, tu blog tiene muy buena pinta. Saludos y buen día. :-)

    ResponderEliminar
  2. En definitivo, gran facultad para las buenas letras. Siempre saludable para el compartir hacia nuevos horizontes. Saludos =)

    ResponderEliminar