domingo, 19 de abril de 2015

Raíces

 "Somos supervivientes de las historias que nos suceden."



Raíces,
que subyacen entre escombros,
se retuercen,
y se cosen en mi torso.

Raíces,
de café en la madrugada
y el anhelo de un beso
en los posos de mi cama.

Y son el morir,
tus besos, tu espalda.
Raíces,
que me aferran a tu voz.
Raíces,
cuando me llamas.

Es primavera allá,
es primavera ahí fuera;
y aquí dentro
crecen hojas de mis brazos,
empujan al invierno
fuera de este cuarto.
Raíces,
que me arrancan este manto,
de frío, de invierno,
de la pesadumbre de mis pies,
del caminar descalzo,
de pisar arena de aquel llanto,
de llorar raíces
y quemar veranos,
del infarto de temblores,
que era parte de ese árbol.
Un pedazo de tierra,
un dementor olvidado.

María Isabel Romero Pérez

sábado, 4 de abril de 2015

Efecto mariposa




Como la savia que escurre sobre el tronco del árbol,
y allá donde queda atrapa la vida de un escarabajo.
Como un capitán imberbe sin marineros,
que a falta de órdenes se adueña del timón de su barco.

Porque aquel lugar donde se posa la mariposa,
es la roca de los llantos,
lugar donde morían los besos,
donde quedaban retazos.

Como un pentagrama sin notas compuesto,
más triste que la lluvia,
que sin acordes ni el violín puede bailar,
aunque tenga una boca de cuerdas,
no tiene idioma con el que hablar,
ya sean las notas del pentagrama,
las palabras que deberían sonar.

Porque aquel lugar donde vuela la mariposa,
es el cielo olvidado,
lugar donde el humo se esfuma,
donde llora la triste ciudad. 

María Isabel Romero Pérez