martes, 22 de diciembre de 2015

One left

"Cincuenta y nueve tercios de melancólicos inviernos."

The moon was far, far away,
she arosed and
no thoughts appeared
as if I hadn't been
                   living,
                         anyway.

María Isabel Romero Pérez

miércoles, 9 de diciembre de 2015

Country Juliet

"She was clad in red velvet poison."

Country Juliet,
una herida untada en miel,
el llanto de un poeta muerto,
una herida de bala en corcho.
Country Juliet,
una cicatriz con sabor amargo;
y en la vejez del ayer,
sin dolor,
sin madurez,
una caída sin fondo,
en las ramas,
en la yedra,
en las espinas
del amanecer.

Es música
Country Juliet.

María Isabel Romero Pérez 

domingo, 22 de noviembre de 2015

Enero I

"A Diego Ojeda".

Desnuda
y con el alma en carne,
en carne viva de pasados;
vueltas a Madrid,
aeropuertos en blanco,
con el equipaje de mano,
desnuda de pasados.

La piel
te escurre lágrimas de azul,
de azul marino,
del mar salado,
cristalino.
La piel
se te eriza,
con un roce de miradas,
de miradas nostálgicas,
nostálgicas sin serlo,
sin haber sido,
siendo la piel tu ropa,
tu camisa de abrazos,
y la trenza de tu pelo,
la desnudez de tus pasados.

Ven,
te digo,
desnuda de pasados.
María Isabel Romero Pérez

domingo, 18 de octubre de 2015

Robin



"Blancanieves ya no viste la Caperuza Roja desde que tatuó sus ojos azul torbellino."

Me encuentro buscando
un dolor que me evada, 
sabiendo que vuelas sin retorno
en los murmurios del alba.

Llorosa,
de saberte en lejanía
y tan cercana,
como la flecha de un arco,
atravesando una manzana
en el puente de mi nuca
y mi frente de batalla.

María Isabel Romero Pérez

miércoles, 23 de septiembre de 2015

Elisabeth

"Vengo a buscar al hombre que amo."

Dice ser
tu pirata negra,
tu perla gris,
tu fiel marinero,
tu loro de hombro izquierdo,
tu vela,
tu bucanero,
tu mástil viejo,
tu velero,
tu botella de ron,
tu bala en pecho,
tu cicatriz de invierno,
tu manta,
tu alero,
tu pirata
de altos vuelos.

María Isabel Romero Pérez

lunes, 31 de agosto de 2015

Poema XXXI

Quiero,
coserte a mi verano,
a mi ego,
a miradas desquiciadas,
a puntapié,
a puntilla y espalda;
coserte la rabia,
los ecos de voz,
la piel,
la marca de tus dedos
en mis mejillas,
en mi cara.

Coserte
a pedazos,
escombros,
burbujas de champán
y astillas de guitarra;
coserte
con aguja,
besos,
agua de rocío
y vientos de escarcha.

Quiero,
coserte a mi cama,
despertarte a mitad de mañana,
pintarte la piel,
tintarte a versos,
sin papel,
sin palabras;
tintarte poemas
y coserte a mis sábanas.

María Isabel Romero Pérez

viernes, 14 de agosto de 2015

Dirás vendetta

"Our lives are made by the deaths of others."


Eres el maldito vaivén de mis pasos,
la cólera de mi recuerdo,
el huracán de mis vocablos.
Tú, que procedes del mar azul,
de lágrimas del caos,
tú, que te convierto en vendetta,
en un viejo marcapasos,
y no te amenazo,
soy yo la que se rompe en pedazos,
la que baila descalza
y se pincha con los clavos.

Entre vaivenes te recupero,
descongelando el frío de mi cuerpo,
predicando el odio que siento
y me estremezco.

Tú, que con un roce me salvas
de la revolución,
arrebatándome los ideales,
arrancándome las palabras.

Mira, es vaivén de tus ojos,
de tu risa descontrolada,
del roce de tus hombros,
de la noche estrellada,
del charco de embriaguez
cuando tus dedos me abrazan.
Y recuerda,
que me gusta andar descalza,
leer a Brönte,
dedicarte mi venganza,
andar de puntillas,
emborracharme en una plaza.

Y no sin ti,
el alcohol me alcanza.
Créeme que de tugurios baratos,
no se trata.
Si yo lo que quiero,
es bordarte en escarlata,
robarle a la luna
su ojo de esmeralda,
beber absenta
y morder manzanas.

Contigo,
de vaivenes se trata,
amor y odio,
amar y venganza,
reír con miedo y llorar palabras.
María Isabel Romero Pérez

martes, 4 de agosto de 2015

Haiku I

"Time is a river."

Aching souls alone,
days of winter had flown and
burning hearts gone.
María Isabel Romero Pérez

jueves, 23 de julio de 2015

Insomne

 instagram: historiassinrumbo
twitter: maribelrp96

 
A viento vuela,
en derrota y estacada,
invierno, niebla, lágrimas,
y cicatrices en las arrugas
de tus alas,
en impulsos de volar,
de abrir la madrugada,
en mitad, en plumas,
en el canal de mi ventana,
en golpe de hoja y primaveras
sin máscara, de guerra
y destapada,
sin el escudo de tus sábanas,
a grito de interferencia,
en alto el fuego,
en súplica de batalla.
María Isabel Romero Pérez



martes, 7 de julio de 2015

Dedicarte





Quiero dedicarte mis insomnios,
con la piel erizada,
y pronunciarte en sobresaltos,
riéndome en bohemia
de esa luz que proyectas
en mis pupilas dilatadas.

María Isabel Romero Pérez



#Versatubillete



instagram: historiassinrumbo
twitter: maribelrp96

sábado, 27 de junio de 2015

Caminábamos sobre mojado

"Hechos de suspiros..."


-¡Despierta!
Gota a gota danza la lluvia,
en el panel de cristal,
en mi frente arrugada,
en tus dedos con pozoña,
en mi vaso de agua,
en cada whisky
de un trago,
haciendo tambalearnos,
sosteniéndonos de la mano
en las aceras entumecidas,
en los baches de mis pasos,
en la ceguera de mis ojos
despiertos como el alba.

Y acechantes te miran,
se agitan y comienzan a agrietarse,
rompiéndome el esquema sintagmático
de tus rodillas,
a punto de estremecerse
y arrastrarme a ese punto
de pragmatismos innecesarios,
semánticas compuestas
y leyes descordinadas,
allá en la cuenca
de las comisuras,
allá en tus labios.
María Isabel Romero Pérez

domingo, 21 de junio de 2015

Versando anocheceres

"Quien me va a negar que tus ojos van a la velocidad del viento y es mi boca la que no pronuncia el cambio de estación en cada encuentro."


Tú,
como un volcán,
te alzas incendiario
sobre mi pecho.

Tú,
que como vientre,
amor y sin derecho
reconstruyes mis pedazos,
te peleas con el viento
gritándole a Neruda
todos y cada uno,
de mis blancos versos.

Tú,
como una paloma al vuelo,
planeas sobre mis ojos,
aterrizando en mi pecho.

Tú,
que como brazos de cuna
y fenómeno deshielo,
me dibujas con tus dedos,
y como mansión del tiempo,
catastrófico y huracanado.

Tú,
como oxígeno
de esta esfera; y agua
del planeta etéreo.
Sobrevuélame con noches
de compartir almohada,
escuchar a Vivaldi
y escurrir con gracia,
tu olor de mi pelo
y esas líneas de tu palma.

María Isabel Romero Pérez

martes, 9 de junio de 2015

Muerte súbita Vol.2

 "Tú: mis insomnios, mis sábados, mis noches de bohemia."

Que para qué mentirnos,
sabemos que era madrugada de nadie.

María Isabel Romero Pérez

jueves, 28 de mayo de 2015

Muerte súbita



"Desde mis insomnios, desde mis sábados, desde cada letra. Atentamente, Noches de Bohemia."


Que desde tus ojos
el mar me ha engullido.
Te juro por mi vida,
que todo cobra sentido,
que hasta la condena
de no besar tus labios
me envenena,
se escurre entre mi piel,
entre mis metafóricas venas,
me detiene, me paraliza,
adormeciendo mi nervio interno,
ese hueco,
en la chapa de tu cerveza,
en mi prometido invierno.

María Isabel Romero Pérez

domingo, 17 de mayo de 2015

Quemando primaveras


"Viajábamos en el tiempo devorando espacios desmesurados."

Que tú estás enamorado,
y que yo,
solo soy un bolígrafo descordinado,
un soplo de arena,
una cajetilla de tabaco,
un sucio mantel,
el pirata de un barco,
el jinete de un caos profano,
llorándole a imbéciles
y asesinos de guante blanco,
atropellando juicios
con el corazón en la mano.
María Isabel Romero Pérez

domingo, 19 de abril de 2015

Raíces

 "Somos supervivientes de las historias que nos suceden."



Raíces,
que subyacen entre escombros,
se retuercen,
y se cosen en mi torso.

Raíces,
de café en la madrugada
y el anhelo de un beso
en los posos de mi cama.

Y son el morir,
tus besos, tu espalda.
Raíces,
que me aferran a tu voz.
Raíces,
cuando me llamas.

Es primavera allá,
es primavera ahí fuera;
y aquí dentro
crecen hojas de mis brazos,
empujan al invierno
fuera de este cuarto.
Raíces,
que me arrancan este manto,
de frío, de invierno,
de la pesadumbre de mis pies,
del caminar descalzo,
de pisar arena de aquel llanto,
de llorar raíces
y quemar veranos,
del infarto de temblores,
que era parte de ese árbol.
Un pedazo de tierra,
un dementor olvidado.

María Isabel Romero Pérez

sábado, 4 de abril de 2015

Efecto mariposa




Como la savia que escurre sobre el tronco del árbol,
y allá donde queda atrapa la vida de un escarabajo.
Como un capitán imberbe sin marineros,
que a falta de órdenes se adueña del timón de su barco.

Porque aquel lugar donde se posa la mariposa,
es la roca de los llantos,
lugar donde morían los besos,
donde quedaban retazos.

Como un pentagrama sin notas compuesto,
más triste que la lluvia,
que sin acordes ni el violín puede bailar,
aunque tenga una boca de cuerdas,
no tiene idioma con el que hablar,
ya sean las notas del pentagrama,
las palabras que deberían sonar.

Porque aquel lugar donde vuela la mariposa,
es el cielo olvidado,
lugar donde el humo se esfuma,
donde llora la triste ciudad. 

María Isabel Romero Pérez

viernes, 27 de marzo de 2015

Premios Parabatais

Érase una vez.
Quiero comenzar la entrada con un breve inciso para dar las gracias a +José Antonio Hervás autor de la revista online "Mis repoelas" por invitarme a colaborar en su espacio literario. He aquí el enlace del rinconcito que me han prestado, http://repoelas.com/participantes/Maria_Isabel_Romero.htm 
¿Y comieron perdices?

Premios Parabatais,


Comienzo por agradecer a +Francisco Moroz este singular reconocimiento, otro motivo más para continuar alimentando este manantial. Un baúl donde comparto mi frasco de sentimientos derramados. Es pues, la poesía mi vía de escape, los ojos, la voz, la letra, las notas de mi pentagrama, el compás de mis pasos y el suspiro que se me escapa cuando mirais a través de mi ventana.
Os recomiendo con mayúsculas que paseis por el universo de http://abrazodelibro.blogspot.com.es

Los premios Parabatais hacen mención a unos personajes de la saga "Cazadores de Sombras" de la escritora estadounidense Cassandra Clare. Los Parabatai son unos guerreros que luchan como compañeros durante toda la vida, unidos por un juramento que los liga en vínculo indestructible y sólo la muerte puede hacer que se separen. 

Finalmente quiero dar las gracias a vosotros lectores, por permitir que este habitáculo esté en pie, junto con mi más sincera enhorabuena a los siguientes nominados:

http://jimenadelaalmena.blogspot.com.es/ - Jimena de la Almena
http://isabelpsalas.blogspot.com.es/ - Isabel P.Salas
http://estonosonsolopalabras.blogspot.com.es/ - Ana Vier
http://elgran8talconegro8ausente.blogspot.com.es/ - Josetxu Idem "Elgran Ausente"
http://unaabubillaenlabahia.blogspot.com.es/ - David Solera Asis
http://almadesilencio.blogspot.com.es/ -  Amparo Muñoz
http://ferroycamaparados.blogspot.com.es/ - Jorge B. Ferro
http://cuentosdormidoz.blogspot.com.es/ - Félix Miranda Montijo
http://mementovivere14.blogspot.com.es/ - Isaac M. Ortigosa
http://dondeloslibroshabitan.blogspot.com.es/ - Diankra 


¿Sabéis? Dicen que,





domingo, 8 de marzo de 2015

Pentagramas desordenados

Volamos y volaron los días...


Tarde, noche y mañana,
nuestra mirada se cruzaba
en aquel sofá,
al que yo llamaba cama.

Tarde.
Nuestros himnos se tornaban
en una lucha armada,
a la que tú llamabas revolución
y yo, cocina desordenada.
Cocina en la que tú preparabas,
un águila en llamas.

Noche.
Nuetras manos se cruzaban,
contenidas,
ateridas se buscaban.

Noche,
de lamentos sofocados,
amores marchitos,
y Rey de corazones derrocado.
Bajo sentencia, desterrado,
de un corazón en llamas,
incinerado.

Mañana.
Nuestras palabras se gritaban,
a voz de eco
y sin garganta.

Mañana, no vendrás,
mañana, no iré yo.
Una tormenta sembraste
que aviva mi interior,
y ruge como agua
que riega una flor.

Tarde, siempre será tarde.
Tarde, y aún recuerdo,
cuando cosíamos los pentagramas,
después de haber roto
las notas que vestía tu guitarra.

María Isabel Romero Pérez

viernes, 9 de enero de 2015

Alados de la noche

"Desde que me enseñaste a volar me es tan difícil caminar, que los pies duelen cuando rozan el suelo y llevo las alas cerradas al vuelo."

Allá al horizonte,
un jinete sobre montura blanca,
cabalgando sobre el cielo,
agitando sus negras alas.

Allá;
En mi ventana,
el reflejo de un farolillo encendido,
suspirando en tenue,
llorando lágrimas doradas.

Allá el jinete,
volaba y volaba,
danzaba sobre estrellas,
y sin embargo, al farolillo se acercaba.

Allá;
en el cielo,
la montura se alzaba,
y con su luz mi ventana salpicaba.

Allá al horizonte,
una montura blanca me miraba,
y sin embargo,
no dejaba de ser inanimada.

Allá en mi ventana,
el jinete de alas negras me buscaba.
Él, entre alaridos,
mi nombre pronunciaba, 
buscando cobijo de la noche estrellada.
 Allá en mi habitación,
en la penumbra de mi morada.
María Isabel Romero Pérez