domingo, 20 de octubre de 2013

¡Résistance!

"Son tiempos de resistencia" decían anoche los actores de La barraca del zurdo, una obra que dejó al público sin palabras. La verdad, por muy malos tiempos que corran, nunca es el momento de abandonar un sueño, justo al contrario, lo más ingenioso, es aferrarse a él, resistir.
Esta obra fue fuente de inspiración para mí, la cuna de los siguientes versos, pero antes, quiero hacer una llamada; ¡el mundo necesita más teatro! Como decía Arthur Miller, "el teatro no puede desaparecer, porque es el único arte donde la humanidad se enfrenta a sí misma."


Exiliado,
un joven francés
arrastra la amargura,
bajo sus pies.
Caminado con la derrota,
entra en un viejo cabaret.


Una cerveza amarga,
permitirse puede este burgués.
A su lado un lujoso chaqué,
-¡caníbal!- Grita su dueño,
disfrazado de marqués.


-¡Esta guerra es la derrota!-
Gritaba un feligrés.
¿Qué hacía tal señor,
en un viejo cabaret?


Aquí termina el entremés.
-¡Résistance!-
Susurrando el joven francés.
La realidad queda ajena,
a este añejo cabaret.

María Isabel Romero Pérez