domingo, 22 de septiembre de 2013

Querida luna

"Una sonrisa ilumina mi rostro cuando pienso en este poema. Una noche entera, pensando en la luna, parece simple, pero no lo es, para mí estas rimas abarcan la magia de un recuerdo, al mismo tiempo que una dosis de serenidad, porque a veces, dos almas se comunican aún estando lejos, ¿casualidad?, no lo creo, magia tal vez.
Aparte, mi propósito es dedicar este poema a Irene Ruiz Buendía, que se encontrará a si misma, entre las líneas que dejé escritas."



Luz mortecina,
reflejo de mi blanca piel.
Entre las dunas un soplido,
sobre las cenizas
que cubren el fino mantel.


Son amaneceres
aquellos que brotan,
de sus hojas de papel.
Mientras reflejos
en su cabello relucen,
dorados como la miel.


Una saeta de sonidos,
fluyen sin un rumbo al fin.
Lenguas muertas
que emanan de su risa,
o de las aguas del Negratín.


No importa cuán lejos
unos pierdan la razón,
observando el cielo,
con su mirada de estupor.
Solo que sientan,
en un latido de corazón.
Guardado queda un reflejo,
a mi bella luna con amor.


María Isabel Romero Pérez

5 comentarios:

  1. Me encantan el ritmo y las imágenes que usas, felicidades =)
    He casi constestado lo del Liebster,

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy contenta de que mi poema sea buen recibido, espero con emoción esa entrada,
      un saludo :)

      Eliminar
    2. Ya está ;) Lo de casi es porque me ha faltado devolver la cadena. Espero que sirva para que la gente hasta aquí, un abrazo!

      Eliminar
  2. Lindísimos versos, felicidades María Isabel!
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, me alegra que mis poemas sean de agrado a mis lectores.
      Un saludo.

      Eliminar