miércoles, 27 de febrero de 2013

Gritos ahogados

"El universo está contaminado de personas que hieren a otras con el arma de sus palabras y sus acciones, naturalmente he vivido la violencia de la sociedad, en mi opinión demasiadas veces, me persigue con frecuencia, como siempre he defendido que las críticas han de ser constructivas. Sin embargo, me decido a ignorar aquellas mentiras que salpiquen mi nombre y a mis seres más queridos. Mi intención con estos versos es realizar una pequeña crítica a la sociedad en el aspecto de la envidia y el egoísmo".



No puedo despertar,
de esta enferma sociedad.
Los necios nos van a estrangular,
con su utópica infelicidad.

El exterior es una cárcel,
disfrazada de libertad.
Paseando sus zapatos,
van pisando a los demás.

Solo quiero,
bendita tranquilidad.
Solo pido,
ahogar la maldad.

Mi corazón ansía escapar,
pues no aprendí el odio.
Mis lágrimas se van a derramar,
¡que lástima de sociedad!

¡Callad necios!, ¡callad! 
Voces de mi mente,
os imploro, ¡callad!

Poseo gran indiferencia,
mi olvido os perderá.
Cuando seáis castigados,
mi molestia cesará.

María Isabel Romero Pérez