lunes, 31 de diciembre de 2012

Recuerdos congelados entre un sueño fantasmal

"Este poema está inspirado en un sueño invernal que atormenta mi razón. Transcurre en la primera nevada de mi pequeño pueblo, el frío del ambiente era el mismo que recorría mis venas, helando mis sentimientos y avivando mi intenso dolor. Sin embargo, esta pesadilla mostró en mi corazón el estado de melancolía en el que sumiría toda mi alma si una de las personas a las que más quiero desapareciese de mi vida, ayudándome a tomar una decisión personificada, mi inspiración, mi felicidad."



Alma congelada,
paisaje frío invernal.
Muestra que se esconde,
tras tus ojos de cristal.

Venas de metal,
sonrisa de acero.
Tristeza inmortal,
¡no te quiero!

Resuena en mi interior,
tu amarga confesión.
Mi profundo amor,
arrancaste de tu corazón.

Blanca nieve,
hiela todo de esplendor.
Maravilloso entorno,
cubierto de frío dolor.

Martirizada,
melancólica sin razón.
No volveré a escribir,
te llevaste mi inspiración.

El bosque duerme,
muere su interior.
Atrapado entre la nieve,
queda su corazón.

Vampiro de estación,
el árbol guarda su flor.
Necesita alimento,
se sirve de calor.
Vampiro humano,
sobrevivo con dolor.
Aquello que me mató,
fue la carencia de amor.

María Isabel Romero Pérez