domingo, 25 de noviembre de 2012

Llanto sobre mármol

"Mas a mi pesar, vuelvo a llorar causa de la muerte, mi corazón se quiebra, tu ida me duele. La muerte fue temprana, entre esperanza marchaste, a tus seres más queridos, entre las manos de la vida dejaste. Te dedico estos versos, pues mis lágrimas no son más que los ríos que corren por mis mejillas."



Viento gélido invernal,
lloro por tu causa.
Un alma mortal,
acabas de arrebatar.

Solo quedan las hojas,
sobre tu triste inscripción.
Mientras mueren las rosas,
que presionaron tu corazón.

La tierra,
cubriendo va tus pies.
Empieza a amanecer,
bajo tierra,
irás a permanecer.

Mis lágrimas,
no puedo contener.
Me siento consciente,
nunca te volveré a ver.

Egoísta ráfaga invernal,
lloro por tu causa.
Un corazón mortal,
acabas de congelar.

Un triste destino,
un triste final.
Mantuvimos esperanza,
ante la brisa invernal.

Solo quedan los recuerdos,
tu consejo paternal.
Tu sonrisa quedará,
como un recuerdo inmortal.

María Isabel Romero Pérez

4 comentarios:

  1. Te digo lo mismo que te dije en tu primera entrada. Es duro decir adios para siempre a las personas que quieres, pero es inevitable.
    Mucho animo.

    ResponderEliminar
  2. Naturalmente, estas cosas son difíciles, pero cuando crees que lo has superado, viene otra desgracia y te das cuenta de que jamás los olvidarás lo único que puedes hacer es aprender a vivir con ello.

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. Gracias, su talento para escribir es sinceramente, increíble. Le estaré leyendo.

      Eliminar