sábado, 29 de septiembre de 2012

Mi rosa caduca

Tengo el honor de inaugurar mi primer blog literario con un poema dedicado a una persona a la cual tengo mucho aprecio y ya no está entre nosotros, cuya pérdida me sumió en un tiempo de melancolía, pues allá donde estés, aquellos que te conocimos no te olvidaremos, siempre en nuestro corazón. Humildemente te dedico estos versos, esta metáfora:




Primavera manifiesta,
rosas rojas y esplendor.
Hermosa estación,
las flores abren su corazón.

Alegres cantos inundan,
los bosques de dulce amor.
Las horas pasan,
huelen a próximo dolor.

El tiempo y su parentesco,
vívido cambio de estación.
La luz solar se aleja,
mas se acerca su temor.

El viento azota las hojas,
las arranca de su flor.
En la profunda agonía,
la rosa es desterrada.
Jardín de melancolía,
como cementerio un jarrón.

La rosa marchita,
muere sin temor.
El espíritu del bosque,
la guarda en su corazón.

María Isabel Romero Pérez

3 comentarios:

  1. Es difícil aceptar que las personas que conocemos se marchen para siempre.
    Muy bueno el poema ¿Para cuando más?

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, las pérdidas siempre duelen, pero es algo que está ahí y tenemos que aceptar y superar,aunque realmente no se consiguen superar del todo, pues siempre quedan presentes. Pues había pensado en publicar cada sábado un nuevo poema, todo depende del tiempo libre del que disponga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues espero ansiósamente tu próxima publicación.

      Eliminar